VIAJE ON THE ROAD

El viaje de novios on the road es una de las últimas tendencias para la luna de miel. Y es que son cada vez más las

parejas que eligen una aventura nupcial de este tipo, es decir, organizada según un itinerario concreto que se aborda en carretera, ya sea al volante de un espléndido descapotable o a lomos de una motocicleta crucero. Para gustos, los colores.

Planificarlo supone tener en cuenta unos básicos indispensables como son el presupuesto a disposición (¡como no!), los lugares que se quieren visitar y el tiempo del que se dispone para el viaje. Muy a menudo, los esposos (y de forma errónea) se desaniman y se niegan esta posibilidad ya que piensan que su coste puede llegar ser desorbitado pero, afortunadamente, no siempre es así. Todo dependerá, como resulta obvio, de la meta que se desee alcanzar. No es lo mismo pensar en realizar un recorrido on the road por Europa que hacerlo en el propio país o en los Estados Unidos.

Veamos algunas opciones de viaje on the road y cómo convertirlo en una luna de miel de ensueño:

Cuando se habla de hacer un itinerario nupcial en coche, la mayoría se imagina un cabriolé rojo, el cabello ondeado por el viento, una carretera solitaria, paisajes infinitos y el Gran Cañón esperando el arribo de los novios. Es como si esta aventura pudiera vivirse únicamente en los Estados Unidos y es que éste es uno de los destinos más demandados. Uno de los clásicos es el costa a costa desde California o Florida. Esta opción, por ejemplo, implica, en términos económicos, afrontar el coste de los vuelos intercontinentales además del alquiler del coche o de la moto, la gasolina y las noches de estancia durante el trayecto elegido. Por otro lado, para poder disfrutarlo se aconseja contar con al menos 3 semanas de vacaciones, es decir, que es un planteamiento de lo más atractivo pero más intenso para el bolsillo y más extenso en el tiempo.

Existen otros lugares fabulosos, esperando a ser descubiertos, que se pueden encontrar sin necesidad de cruzar el charco. Pensemos a las Highlands escocesas, los paisajes de Gales, las antiguas calles de Irlanda… Si no tenéis miedo de conducir por la derecha, típica de los países anglosajones, esta es una opción de lo más interesante. Los costes de los vuelos y del alquiler del medio de transporte se reducen notablemente al igual que el tiempo necesario para realizar este viaje ya que bastan dos semanas.

Si lo que buscáis, sin embargo, es algo más romántico, pensad en un tour entre las verdes regiones de Francia: la Costa azul, Provenza, Normandía, Borgoña, Bretaña y Loira son parajes maravillosos que emanan belleza e historia por cada uno de sus rincones. Llegar a destino es mucho más fácil que en otros casos ya que no es imprescindible coger un avión y podéis usar vuestro propio coche eliminando así los gastos de alquiler. Para estas vacaciones, dos semanas dan mucho de sí y, además, dado el ahorro que supone frente a otras opciones, permite disfrutar de un final apoteósico en París, la ciudad del amor por excelencia.

Italia no se queda muy atrás en este sentido así que podría ser otro de esos destinos repletos de romanticismo. Una de las zonas más hermosas del país se encuentra en la costa Amalfitana, donde las aguas cristalinas de sus playas os transportarán al mismísimo Caribe. Marche, Abruzzo, la Toscana, Lazio y Umbría os conquistarán también con sus aguas cristalinas, colinas perfiladas y belleza con historia de valor incalculable. Para visitar al menos una vez en la vida.

En caso de que el presupuesto sea muy limitado o el tiempo a disposición sea casi inexistente, podéis elegir itinerarios en España. Y es que no hace falta irse muy lejos para disfrutar de algunos de los paisajes más bellos del continente europeo. Por el Norte encontraréis una ruta magnífica con las rías de Galicia, los prados verdes de Asturias, el deslumbrante paisaje del País Vasco o los característicos pueblos de la costa de Cantabria. Lo más importante será que elijáis una o dos regiones como mucho y os limiteis a recorrerlas en profundidad. No solo os permitirá disfrutar de la calma de un viaje de novios realizado sin prisas sino también os ayudará a reducir costes. Y así podréis daros algún que otro lujo extra, como ir a un restaurante muy especial, a un espectáculo o evento en particular…etc.

En definitiva, el viaje de novios on the road ofrece una amplia gama de posibilidades de destinos y de presupuestos para disfrutar en pareja y en plena libertad. ¿Os atrevéis?

Fuente: leitv.it/ bodas.net/matrimonio.it
Imagen: Pixabay.

Abrir chat