VELO O MANTILLA.

Elegir el vestido de novia es el primer paso, pero después hay que seleccionar el calzado adecuado, las joyas y elpeinado con sus distintos accesorios: coronas de flores, velos, mantillas…Las posibilidades son infinitas pero siempre vendrán definidas por el estilo del conjunto nupcial y por la personalidad y gustos de la novia.

El velo y la mantilla son dos alternativas para el aderezo del cabello cada vez más demandadas. Y aunque, con el paso del tiempo han perdido el simbolismo del que un día gozaron y se han transformado en elementos de virtudes puramente estéticas, su esencia continúa ligada a una tradición espiritual. Por ese motivo, aún se sienten los restos de ciertos rituales de antaño que se van diluyendo con el espíritu moderno de hoy en día.

Así, el velo, según marca la costumbre, debe tener una largura suficiente como para cubrir los hombros de la novia (si van descubiertos) y ser proporcional al tamaño de la iglesia escogida. La etiqueta indica que tampoco puede retirarse en ningún momento del día excepto en la suite nupcial pero la mayoría de las futuras esposas quedan desveladas una vez finalizada la ceremonia (o bien por el padre, cuando la entrega en la iglesia, o por el futuro esposo para besarla una vez casados).

La mantilla,indica la tradición, que debe ser utilizada solo durante la ceremonia, cubrir los hombros, ser clara y larga pero nunca de un tono más suave que el vestido de novia. En el caso de incluir una peineta, esta debe ser de nácar y de una altura proporcional a la altura de los novios. La diferencia respecto al velo es que su uso también está permitido a las invitadas.

A la hora de decidirse por uno u otro, la clave es tener en cuenta el estilo del vestido y del peinado seleccionado. El velo, puede ser de muy diversos tipos (de organza, chantilly o tul, liso, con detalles, bordados, encajes, cristales, perlas…etc) y de larguras variadas. La mantilla, también brinda muchas posibilidades: con peineta, sujeta a la melena, a un recogido, estilo pirata, debajo de un moño…Lo importante es tener en cuenta que cada caso es único y que no existe una regla de oro válida para todas. Eso sí, los velos suelen ser más versátiles ( tanto para looks sencillos como recargados, minimalistas, voluminosos…etc) y la mantilla más exigente (solo apta para vestidos sencillos, rectos, sin encajes ni bordados) pero ambos, bien elegidos, deben ser accesorios que hagan brillar a la novia.

Y el punto de partida, una vez más, es el vestido.


Ven a ORGANZA NOVIAS y haz tu sueño realidad.

 

 

Abrir chat