NOVIAS SOBRE RUEDAS.

Acudir al lugar de la ceremonia en un coche de época no causa la misma impresión (no significa peor) que hacerlo en un coche de lujo o un sidecar. Todo dependerá de la personalidad y estilo de los novios así como del tema elegido para la boda. Por norma general se utiliza el automóvil del padrino (o el de un familiar que disponga de un vehículo interesante o una reliquia de impacto) para acudir al enlace y posteriormente al restaurante o donde vaya a celebrarse el banquete. Pero lo cierto es que, cada vez con mayor frecuencia, se recurre a servicios de alquiler de coches donde la oferta  de modelos y colores es realmente amplia. Elegido el protagonista de cuatro ruedas de la boda, queda solo pasar a la parte de la decoración que debería también ser acorde al estilo de la boda y gusto de los novios..

Sin embargo, la elección no resulta en ocasiones tan sencilla…Una pareja con una personalidad muy definida  puede inclinarse rápidamente por un coche de lujo o por uno retro o quizá vintage. Los más clásicos y flamencos enseguida quedarán prendados por las carrozas de caballos…Pero ¿y si los gustos no están tan claros?

Veamos cuáles son las opciones más básicas que se pueden tener en cuenta:

  1. Los coches de época (especialmente de la marca Rolls Royce), son los más demandados actualmente, y pueden encajar muy bien con los más indecisos. Una apuesta segura compatible con prácticamente cualquier estilo y  que no dejará a nadie indiferente.
  2. Los descapotables para aparecer en escena por todo lo alto como en una boda de princesas. Su espectacularidad resulta admirable y combina muy bien con enlaces informales en los que las novias no tienen inconveniente alguno en soltar sus melenas al viento…
  3. Los deportivos (Ferrari, Aston Martin, Porsche…) son para aquellos que desean una puesta en escena de lo más impactante donde el vestido de novia no sea el único protagonista. Las miradas, sin lugar a dudas, se dividirán entre el conjunto nupcial y el vehículo que lo transporta…
  4. Los carros de caballos se adaptan perfectamente al look más folclórico como al más rural (muy de moda en los últimos años). Los modelos pueden ser más elegantes o de tendencia más clásica para amoldarse al tipo de boda de la que se trate.
  5. Los sidecar son la opción más complicada de encontrar pero, desde luego, la más insólita y asombrosa. Para novios alternativos que pretendan dar un toque de humor e ingenio a su llegada al lugar de encuentro con los invitados…

Una vez resuelto el tema del vehículo y la decoración del mismo, queda recordar el PROTOCOLO que se aplica en este ámbito.
En primer lugar, el conductor NO deberá ir acompañado de copiloto ya que su única función es llevar la novia al lugar de la boda. La novia deberá ser recogida en la puerta de su casa y deberá ocupar un asiento en la parte de atrás acompañada por el padrino. El padrino se colocará detrás del conductor dejando el asiento de la derecha a la novia a menos que para ella sea más fácil la salida desde la izquierda.

En cualquiera de los casos, es importante tener en cuenta que el  día de la boda se debe prestar mucha atención a cualquier elemento que pueda engancharse o alterar el modo de conducción ya que, en caso de que el coche sea de alquiler, la empresa penalizará cualquier desperfecto que el vehículo haya podido sufrir.

Ya está todo organizado. Ahora solo queda insertar la llave, conducir despacio y triunfar sobre cuatro ruedas!

Imagen: Dreamstime.

 

Abrir chat