MAQUILLAJE PERFECTO.

No existe un maquillaje de novias sino una receta estética para cada futura esposa. Los rasgos, la personalidad, los gustos, el período del año en que tienen lugar la boda y, cómo no, el vestido son elementos clave a la hora de definir cada estilo. Pero existen algunos trucos que suelen funcionar en todos los casos…

De hecho, ciertos toques permiten siempre enfatizar los ojos aun cuando se opte por un efecto muy natural, tal y como marcan las tendencias de este 2018. El juego de matices claros y oscuros y las sombras en tonos grises, marrones o rosas aplicadas con la técnica smokey eyes (de manera delicada y ligera) son una apuesta segura para subrayar la mirada de cualquier novia.

Si se trata de esconder pequeñas imperfecciones, será crucial cubrir bien el rostro con una base natural siguiendo el método del contouring que exige la combinación de distintos tonos de maquillajes y de coloretes para obtener un look impecable. Cualquier profesional del sector conoce los secretos de esta técnica casi milagrosa…

En cuanto a la boca, si lo que se desea es crear un efecto volumen, hay que  recurrir siempre  a un lápiz perfilador, un contenido nude que se aplica en una primera fase y un tono llamativo como el burdeos, naranja, rosa o fucsia que permitan brindar todo el protagonismo a esta zona del rostro. El toque definitivo vendrá de la mando del gloss en el centro de los labios que permitirá acentuar el aspecto carnoso.

Evidentemente todas estas técnicas tienen que ir adaptándose a las específicas características de cada novia: grosor de labios, color de ojos, simetrías, fuerza de las facciones…etc pero no dejan de constituir los pilares de un maquillaje de éxito. Algo que en una ocasión tan especial no puede permitirse ningún margen de error.  Y es que, al igual que el vestido de novia, debe lograr que esta no solo luzca guapa sino que resplandezca como nunca.

¿Qué maquillaje será el tuyo?

 

Abrir chat