LENCERÍA WOW!

Tener,por fin, entre las manos el vestido de vuestros sueños;haber decidido el tipo de peinado y maquillaje;elegido el calzado nupcial o concretado los accesorios, no significa que todo esté hecho. Y es que la elección de la lencería para el día de la boda no es menos importante. Que no sea visible no significa que sea secundario.

Antes de ponerse manos a la obra será necesario comprender cuál es el efecto que se busca e identificar cuáles son los puntos débiles y fuertes de la propia figura para minimizar los primeros (por ejemplo con ropa interior moldeadora o reductora) y ensalzar los segundos (con push ups y similares). También habrá que estudiar bien el diseño del vestido para conocer exactamente dónde puede quedar expuesta la lencería (si cuenta con una gran apertura trasera convendrá recurrir a modelos sin espalda). Lo ideal es dar con la prenda que resulte imperceptible a través del vestido (es decir, que no genere marcas o pliegues inoportunos) pero que permita rediseñar la silueta. Y no es misión imposible.

Existen modelos que permiten  reducir la cintura y el busto mientras dejan libre el seno para poder lucir cualquier tipo de escote; otros, como los bodys, que moldean tronco y piernas dando libertad de movimientos- sobre todo para afrontar la parte del baile nupcial- ; sujetadores de todo tipo (con y sin aros, con efecto alzador, sin tirantes…); fajas que se focalizan en el vientre; braguitas que ofrecen sujeción y dan forma a los glúteos…etc. Si bien no es obligatorio optar por modelos de efecto moldeador, lo cierto es que son especialmente recomendables para vestidos de novia ceñidos o que sigan claramente la línea del cuerpo. También es verdad que, más allá de este tipo de lencería, la clásica ofrece una serie de efectos muy interesantes que ayudan a poner en evidencia las virtudes físicas de cada una. Por ese motivo, no hay que dejarse llevar por los propios gustos y el atractivo de algunas prendas sino asegurarse de que realmente sientan bien.

Sea cual sea la elección final, la liga NO puede faltar en el conjunto íntimo de ninguna novia. Y, de nuevo en este ámbito, las opciones son muy amplias.  Sencillas, con incrustaciones de perlas, de encaje, con complementos azules, con lazos, flores…En fin, para gustos los colores. Y ya, para terminar, será necesario pensar en la lencería post fiesta. Es decir, aquella que sí estará a la vista de una persona muy especial. Adelante con los baby dolls, conjuntos con medias autoaujustables, culottes, tangas o brasileñas que combinen con un push up sensual…Todo dependerá del nivel de atrevimiento y picardía de cada novia…pero ¿por qué no darse el gusto de llevar algo erótico y provocador por esta vez?

Fuentes: donna.fidelity/ zankyou.it/sposalicious
Imagen: Dreamstime.
Abrir chat