FLORES PARA NO OLVIDAR.

Ramo de novias: dícese del conjunto de flores que toda mujer mantendrá vivo en su memoria.

Y puede que no sólo en su recuerdo ya que son muchas las novias que conservan algún que otro pétalo o brote escondido en su libro preferido o en la estantería de los recuerdos más importantes…Bien es sabido que este compuesto floreal es la guinda>

que culmina el esplendor del vestido de la novia pero también, y no es tan sabido, debería ser el último regalo que el novio haga a su futura esposa. Por este motivo, la elección del ramo formar parte de las responsabilidades del futuro marido.

El criterio básico es que armonice con el conjunto nupcial de la mujer así como con las decoraciones del lugar del festejo y de la celebración del matrimonio. Es decir, colores, formas y estilo deben ir en sintonía. Pero ¿cómo puede hacer el novio para elegir el ramo adecuado si no puede ver el vestido hasta el día de la boda? Lo ideal es que siga los consejos de la madre o amigas de la novia que conocen bien su carácter, gustos y estilo así como los detalles de ese preciado tesoro que se guarda con tanto celo hasta la fecha señalada…

Sin embargo, hoy en día lo más común es encontrar novias que prefieran elegir por sí mismas el ramo nupcial. Novias que, además, buscan una fórmula que no solo combine perfectamente con el vestido sino también con su peinado o con los ornamentos del velo. Y la mayor parte de las veces desean que venga decorado con flores frescas cuidadosamente seleccionadas.

Podemos distinguir varios estilos básicos:

Ramo corto, redondo, compacto, compuesto por flores pequeñas, cortadas y con tallo pequeño acompañado de lazos decorativos. Ideal para un vestido corto o inspirado en finales de siglo.

Ramo abierto y voluminoso, realizado por maestros floristas que mezclan con talento flores grandes y de tallo largo, a veces algo melancólicas como las rosas o peonías, que embellecerá cualquier vestido largo o desmesurado.

Ramo de una sola flor, insólito pero muy solicitado, sencillo y a la vez sofisticado. Suele estar conformado por una rosa particularmente extraña, con pétalos púrpuras de efecto velado o por una delicada orquídea, adornada con lazos o cintas. Un perfecto acompañamiento para vestidos de novia estilo sirena.

Ramo asimétrico, con flores desordenadas y aparentemente desiguales, que dan la impresión de caos y son ideales para vestidos con poco cuerpo y muy sencillos.

Ramo asilvestrado, muy económico ya que está compuesto por flores de temporada. Conjuntan muy bien con vestidos boho chic, con mucha caída o con un toque hippie.

Ramo Domo o clutch. Sus tallos vienen recogidos en la base con una tela, de encaje o arpillera (que bien puede ser un pañuelo heredado). Suele ir acompañado de un broche o camafeo y encaja con cualquier vestido de novia.

Ramo cascada, ya que sus flores caen provocando una sensación de verticalidad. Se recomienda para novias altas con vestidos clásicos que incluyen larga cola y velo.

…..

La lista no termina aquí porque hay tantos ramos como flores y como estilos de novias. El resultado será siempre una combinación de los propios gustos personales, del tipo de vestido, del tono y tema de la ceremonia…etc. El único consejo es seguir el propio instinto, personalizar el ramo tanto como se pueda, armonizarlo con el resto de elementos y, a ser posible, optar por flores de temporada evitando aquellas que sean demasiado delicadas ya que deberán resistir todo un día sin agua…

Y tras todas esas horas de protagonismo, el ramo nupcial pasará a la historia. Aunque tal vez, antes de lanzarlo al aire o de entregarlo a una amiga afortunada, sea conveniente apartar un par de ejemplares o algún que otro pétalo para que el aroma de esa fecha tan señalada se mantenga viva más allá de la memoria…

Fuente: elle.it/ matrimonio.com/ nosotras.com
Imagen: Pixabay.
Abrir chat