CUBRIRSE LAS ESPALDAS

A la hora de elegir el vestido, las futuras esposas que celebren su enlace en una iglesia deberán también elegir una prenda que les permita cubrir la espalda y los escotes con elegancia y clase.  Pero no tiene por qué ser un problema ya que hoy en día existen multitud de opciones estilosas y atractivas que cumplen perfectamente su función.

Desde las clásicas estolas hasta las capas o boleros, lo importante es dar con el accesorio adecuado para cada una teniendo en cuenta el tipo de conjunto y la época del año. Para las estaciones más severas habrá que buscar una pieza que cubra pero que sirva, además, de abrigo ya que no solo deberá ocultar piel sino también resguardar de las bajas temperaturas. Por el contrario, para las novias de primavera o verano bastará con un cubre hombros ligero justo para el momento de la ceremonia.

Veamos algunas alternativas…

Modelo clásico.
Similar a una chaqueta corta, puede ser de manga más o menos larga, tupida, con transparencias, de encaje o raso,  con o sin cuello…Es una apuesta segura pero lo más recomendable es solicitar consejo al responsable de la tienda para que proponga el estilo más adecuado al vestido.

Modelo de mangas despegables.
Una opción versátil que permite retirar las mangas o la pieza completa tras la ceremonia según convenga.

Modelo anillo.
Velo tubular que se coloca como un anillo alrededor de hombros y espalda. Liso, de encaje, de raso…se  adapta perfectamente a cualquier vestido y resulta elegante, cómodo y fácil de llevar.

Modelo de pecho.
Top sin mangas, generalmente de encaje, que se coloca sobre el vestido y cubre pecho y espalda. Brinda un efecto tattoo muy elegante y romántico que resulta ideal para conjuntos con el cuerpo superior liso.

Bolero.
Chaqueta corta que suele ser del mismo tejido que el vestido o también de piel,sobre todo para las novias que se casan en invierno. Con o sin incrustaciones, de manga larga o tres cuartos…Es una opción calurosa, suave y elegante…Pero las opciones son tantas que no estará de más contar con la ayuda del atelier…

Estola.
Para vestidos especialmente pomposos, el consejo es optar por una estola lisa y sencilla. En el caso de conjuntos muy sobrios, las confeccionadas con brillantes, perlas u otras incrustaciones pueden servir para enriquecer el look. Se puede llevar simplemente apoyada sobre los hombros, anudada por delante o por detrás…

Capa corta o poncho.
Es un accesorio de antigua tradición que había desaparecido de las propuestas nupciales de los últimos años. Sin embargo, está recuperando fuerza y se está convirtiendo en un elemento imprescindible de cualquier vestido. Se puede encontrar confeccionada en tul, encaje, con bordados o transparencias, en tonos blancos o pastel…Y, por supuesto, no faltan las versiones invernales de piel para las más frioleras.

Capa larga.
Recuerda a las fábulas y cuentos de hadas en las que las princesas recorrían el horizonte nocturno con sus capas al viento. De muy variados estilos, esta pieza ya conquistó las pasarelas del 2016 y regresa a ellas también este año. Muy recomendada para vestidos ajustados, de estilo imperio, sirena o tubo y en algunos viene ya integrada en el conjunto…

Velo.
Si el vestido no es demasiado atrevido, el velo también puede servir para ocultar los hombros si se coloca en la nuca o si se apoya simplemente sobre la cabeza. Las larguras suelen y pueden variar pero, en general, son lo bastante extensas como para cubrir la espalda durante la ceremonia.

Una vez más, habrá que tener en cuenta el tipo de escote del vestido y los gustos personales de la novia para elegir el accesorio que mejor combine y que logre dar el toque adecuado sin resultar cargante o escaso. Por este motivo, siempre es aconsejable contar con las sugerencias de los expertos de la tienda ya que ellos tienen la experiencia y perspectivas necesarias que te ayudarán a conseguir un conjunto sencillamente perfecto.


 
 Fuentes: matrimonio.it/ bridalguide.net
 Imagen: Jesús Peiró
 
Abrir chat